Mejora significativa de la HbA1c con un sistema flash de MCG con alarmas en DM1

Publicado en el NEJM (https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa2205650?query=featured_endocrinology) un artículo en el que se demuestra que la utilización de este sistema de MCG con alarmas reduce en DM1 significativamente los niveles de HbA1c más que la utilización de las glcuemias capuilares . En el grupo con el sensor la HbA1c media pasa de 8,7 % a 7,9 % , es decir diminuye 0,8 puntos , mientras que el grupo con tratamiento convencional solo disminuye 0,2 puntos.

IMPORTANCIA DE LAS ACTIVIDAD FÍSICA EN LA DIABETES TIPO 2

El último consenso sobre el manejo de estos pacientes publicado por ADA/EASD destaca la importancia en la diabetes tipo 2 del comportamiento físico durante todo el día , aunque tampoco están de más en pacientes tipo 1 de una edad similar a los tipo 2

Se describe la influencia de 7 aspectos de este comportamiento, 4 durante el día y 3 durante la noche sobre la salud cardiometabólica

Día

  1. Tiempo sentado
  2. Caminar
  3. Sudoración (Ejercicio moderado a vigoroso)
  4. Fortalecimiento

Noche

  • Duración del sueño
  • Calidad del sueño
  • Cronotipo
    1. Se debe limitar el tiempo sentado. Romper el tiempo sentado cada 30 minutos con un paseo corto o un ejercicio de resistencia puede mejorar el metabolismo de la glucosa.
    2. Un aumento de solo 500 pasos se asocia con una disminución de 2-9 % del riesgo de morbilidad cardiovascular y mortalidad total . 5-6 minutos de paseo ligero aumentan 4 años la expectativa de vida.
    3. Se debe fomentar la realización de >150 minutos semanales de ejercicio moderado o fuerte repartida en sesiones de 30 minutos al menos cada dos días . Suplementar con ejercicios de resistencia. Hacer solo 30 minutos semanales de ejercicio moderado – intenso mejor los perfiles metabólicos.
    4. Los ejercicios de resistencia mejoran la sensibilidad a la insulina (Cualquier actividad que utiliza el propio peso del paciente o trabaja contra resistencia) y la
    5. Una larga duración (>8 h) o una corta duración (<6h) del sueño influyen negativamente sobre la HbA1c.
    6. Un sueño irregular empeora el control de la glucemia influenciado por la alta prevalencia de insomnio, s. de piernas inquietas y apnea del sueño
    7. Los cronotipos tardíos (irse al cama tarde) tienen peor control que los cronotipos tempranos (Se van pronto a la cama y madrugan).

    La insuficiencia cardíaca. Una complicación infravalorada de la diabetes. Consenso de la ADA

    Publicado recientemente este consenso de la American Diabetes Association sobre la necesidad de valorar la insuficiencia cardíaca en las personas con diabetes y de adoptar las medidas terapéuticas adecuadas. Un importante cambio en la práctica médica que debemos tener en cuenta a partir de ahora tanto en diabetes tipo 1 como tipo 2 .

    https://doi.org/10.2337/dci22-0014

    Pro primera vez se recomienda la medición de un péptido natriurético o troponina cardíaca de alta sensibilidad al menos una vez al año para identificar la presencia de Insuficiencia Cardíaca en estadio B y determinar el riesgo de progresión a Insuficiencia Cardíaca sintomática.

    GRI o Glycemic Risk Index o Índice de Riesgo Glucémico

    Índice confeccionado para expresar en una única cifra no sólo grado sino calidad de control de la diabetes con los sistemas de monitorización continua de glucosa, teniendo en cuenta no sólo híper sino también hipoglucemias y variabilidad glucémica.

    La fórmula valoralos componentes del AGP.

    Artículo original

    DOI: 10.1177/19322968221085273

    ISCI frente a MDI en e registro sueco de niños y adolescentes

    Después de todo el esfuerzo y sobre todo el gasto empleado en la utilización de las bombas de insulina en niños y adolescentes durante años , el poder del Big Data nos aporta resultados sorprendentes en el registro sueco de niños y adolescentes con DM1. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/pedi.13217 DOI: 10.1111/pedi.13217

    El registro es envidiable porque recoge datos de casi el 100 % de los casos . Al final del periodo estudiado (2016) más de la mitad estaban con bombas de infusión de insulina.

    Al final la diferencia en HbA1c y en hipoglucemias graves no existió entre los dos grupos, con o sin bomba, tras varios años de seguimiento.

    La pregunta surge por si sola. Merece la pena el esfuerzo para estos resultados. No se ha medido la calidad de. vida , pero no se espera una gran diferencia. No están controladas las indicaciones pero tiene esto importancia cuando más de la mitad de estos niños con diabetes están con bomba.

    Confío en que el hecho de que estén con ISCI haga que ahora la mayoría hayan sido trasferidos a sistemas automáticos y finalmente mejore el control metabólico y la calidad de vida.

    Diabetes tipo 2 y mortalidad relacionada con COVID-19

    Se acaba de publicar un artículo sobre el tema en Diabetes Care

    En este estudio de cohorte retrospectivo a nivel nacional en personas hospitalizadas en Inglaterra con COVID-19 se utilizaron modelos de riesgos proporcionales de Cox para estimar la mortalidad por todas las causas en el hospital asociada con la diabetes tipo 2, con ajuste por edad, sexo, etnia, obesidad y otras comorbilidades importantes (enfermedad respiratoria crónica, asma, cardiopatía crónica, hipertensión, inmunosupresión, enfermedad neurológica crónica, enfermedad renal crónica y enfermedad hepática crónica).

    Se incluyeron 19.256 ingresos de los que 3.524 (18,3%) tenían diabetes tipo 2 y 5.077 (26,4%) fallecieron.

    Los pacientes con diabetes tipo 2 tenían un mayor riesgo de muerte (tasa de riesgo ajustada [aHR] 1,23 [IC del 95% 1,14, 1,32]). El riesgo de mortalidad relativa asociado con la diabetes tipo 2 disminuyó con una edad más alta (edad 18-49 años aHR 1.50 [95% CI 1.05, 2.15], edad 50-64 años 1.29 [1.10, 1.51], y edad ≥65 años 1.18 [1.09, 1.29], valor P para la interacción de la diabetes tipo 2 de edad – 0.002).

    Los autores concluyen que la diabetes tipo 2 puede ser un factor de pronóstico independiente para la supervivencia en personas con COVID-19 grave que requieren tratamiento de cuidados críticos, y en este entorno el aumento de riesgo asociado con la diabetes tipo 2 es mayor en las personas más jóvenes.

    Se confirma por tanto que la DM tipo 2 es un factor de riesgo independiente para mayor mortalidad en pacientes ingresados por COVID19, y mucho más en personas jóvenes con DM.2, así que hay que cuidarse mucho y evitar el contagio.

    ENFERMEDAD CARDIOVASCULAR Y CONSUMO DE PRODUCTOS LÁCTEOS

    La enfermedad cardiovascular e la principal causa de morbilidad y de mortalidad en las personas con diabetes y la nutrición tiene un papel fundamental en el riesgo de enfermedad cardiovascular.

    Un reciente estudio ha utilizado datos de las Encuestas Nacionales de Salud y Nutrición (NHANES) de EEUU para examinar si el consumo de determinados grupos de alimentos se asociaban con la mortalidad total y la mortalidad específica (cardiovasacular, cerebrovascular y cáncer) además se llevó a cabo una revisión sistemática y metanálisis de estudios prospectivos para comprobar la coherencia con los resultados de NHANES.

    Al estudiar el consumo de lácteos y derivados lácteos, , se encontró que un mayor consumo total de productos lácteos se asoció con una menor mortalidad total y cerebrovascular, mientras que un mayor consumo de leche se asoció con un mayor riesgo de enfermedad coronaria. https://doi.org/10.1016/j.clnu.2018.12.015 

    Estos hallazgos no apoyan el asesoramiento dogmático de salud pública para reducir el consumo total de grasas lácteas.

    Los efectos de los producto lácteos sobre la enfermedad cardiovascular se resumen en el gráfico siguiente

    Las conclusiones serían según las últimas evidencias las siguientes

    • La leche tiene un efecto neutro en los resultados cardiovasculares, pero los productos lácteos fermentados, como el yogur,  el kéfir y el queso pueden tener un efecto positivo o neutro.     https://doi.org/10.3390/foods7030029
    • La sugerencia de restringir o eliminar los lácteos de la dieta puede no ser la estrategia óptima para reducir el riesgo de enfermedad cardiometabólica. https://doi.org/10.1093/advances/nmz069