COVID19 y diabetes. Revisión

Excelente revisión de lo que conocemos hasta ahora de COVID y diabetes publicada en Nature.

Los puntos clave resumidos son los siguientes

La diabetes mellitus es un factor de riesgo de mayor gravedad de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) y de peores resultados, incluida mayor mortalidad.

• Los posibles vínculos patógenos entre COVID-19 y la diabetes mellitus incluyen sus efectos sobre la homeostasis de glucosa, la inflamación, la alteración del estado inmunológico y la activación del sistema de renina-angiotensina-aldosterona (SRAA).

Durante la pandemia COVID-19, el control estricto de los niveles de glucosa y la prevención de las complicaciones de la diabetes podrían ser cruciales en pacientes con diabetes mellitus para mantener la susceptibilidad baja y prevenir el curso grave de la COVID-19.

• La evidencia sugiere que la insulina y los inhibidores de la DPP4 se pueden usar con seguridad en pacientes con diabetes mellitus y COVID-19; la metformina y los inhibidores del cotransportador de sodio–glucosa 2 deben ser retirados en pacientes con alto riesgo de enfermedad grave.

• Los agentes farmacológicos bajo investigación para el tratamiento de COVID-19 pueden afectar el metabolismo de la glucosa, particularmente en pacientes con diabetes mellitus; por lo tanto es necesario el control frecuente de la glucosa en sangre y el ajuste personalizado del tratamiento.

• Ya que la COVID-19 carece de tratamiento definitivo hasta el momento, los pacientes con diabetes mellitus deben seguir estrictamente las normas preventivas generales y controlar los niveles de glucosa con mayor frecuencia, realizar actividad física, comer saludablemente y controlar otros factores de riesgo.

Diabetes tipo 2 y mortalidad relacionada con COVID-19

Se acaba de publicar un artículo sobre el tema en Diabetes Care

En este estudio de cohorte retrospectivo a nivel nacional en personas hospitalizadas en Inglaterra con COVID-19 se utilizaron modelos de riesgos proporcionales de Cox para estimar la mortalidad por todas las causas en el hospital asociada con la diabetes tipo 2, con ajuste por edad, sexo, etnia, obesidad y otras comorbilidades importantes (enfermedad respiratoria crónica, asma, cardiopatía crónica, hipertensión, inmunosupresión, enfermedad neurológica crónica, enfermedad renal crónica y enfermedad hepática crónica).

Se incluyeron 19.256 ingresos de los que 3.524 (18,3%) tenían diabetes tipo 2 y 5.077 (26,4%) fallecieron.

Los pacientes con diabetes tipo 2 tenían un mayor riesgo de muerte (tasa de riesgo ajustada [aHR] 1,23 [IC del 95% 1,14, 1,32]). El riesgo de mortalidad relativa asociado con la diabetes tipo 2 disminuyó con una edad más alta (edad 18-49 años aHR 1.50 [95% CI 1.05, 2.15], edad 50-64 años 1.29 [1.10, 1.51], y edad ≥65 años 1.18 [1.09, 1.29], valor P para la interacción de la diabetes tipo 2 de edad – 0.002).

Los autores concluyen que la diabetes tipo 2 puede ser un factor de pronóstico independiente para la supervivencia en personas con COVID-19 grave que requieren tratamiento de cuidados críticos, y en este entorno el aumento de riesgo asociado con la diabetes tipo 2 es mayor en las personas más jóvenes.

Se confirma por tanto que la DM tipo 2 es un factor de riesgo independiente para mayor mortalidad en pacientes ingresados por COVID19, y mucho más en personas jóvenes con DM.2, así que hay que cuidarse mucho y evitar el contagio.

Lessons from Continuous glucose monitoring during lockdown by Covid-19

t is known that in recent months health systems have suffered one of the most important pandemics in our history. This situation, apart from the personal drama of many of our patients, has meant a change in the healthcare paradigm. In the world of endocrinology and especially in diabetes, we have had to reinvent ourselves to continue offering quality care to our patients with DM1. Continuous monitoring systems and the ability to share glycemic control data has been a great help. In Asturias, as in the rest of Spain, progress is being made day by day to finance this type of system (Free style libre, FSL)) for all our patients with DM1.

Glycemic control data of patients with DM1 during the weeks of confinement have recently been published in the journal Diabetes Care (Blood Glucose Control During Lockdown for COVID-19: CGM Metrics in Italian Adults With Type 1 Diabetes; Diabetes Care 2020 Aug; 43 ( 8): e88-e89.https: //doi.org/10.2337/dc20-1127). In this study, an increase in the time in range (TIR) ​​is observed at the expense of a reduction in the hypoglycemic time (TBR), being more marked in patients using multiple doses of insulin. They also conducted surveys on diet, sleep and eating habits and observed a reduction in physical activity and a more stable meal schedule. As curious data, they highlight that the subgroup that increased their sleep hours are one of those that improved glycemic control the most.

In our center, Dr. Alonso, Dr. Rodríguez Escobedo and Dr. Martínez Tamés, retrospectively studied the FSL data during the lockdown, comparing them with data prior to the state of alarm. In this sense, they observed better glycemic control reflected in an increase in TIR at the expense of a decrease in hyperglycemic time with a consequent reduction in GMI (glucose management indicator). These data will be presented at the next Spanish Endocrinology Society Annual meeting

These surprising data demonstrate the importance of lifestyle measures in glycemic control. A controlled schedule, an adjustment of the diet and physical exercise plan outside the chaotic rhythm and stress of our day to day, have undoubtedly been key elements. This places, if possible, more emphasis on the need to intensify diabetes education as a firm commitment to self-control in our patients.

Therefore, it is not all bad news in the Covid-19 pandemic. The need for self-care and following diet and programmed exercise are 2 fundamental pillars in the treatment of DM1. Let’s continue encouraging our patients and our managers to fight for more and better diabetes education

¿QUÉ NOS HA ENSEÑADO LA MONITORIZACIÓN CONTINUA DE GLUCOSA EN LA PANDEMIA COVID-19?

Es bien sabido que en los últimos meses los sistemas sanitarios han sufrido una de las pandemias más importantes de nuestra historia. Esta situación, aparte del drama personal de muchos de nuestros pacientes, ha supuesto un cambio en el paradigma de la asistencia sanitaria. En concreto en el mundo de la Endocrinología y especialmente en la diabetes, nos hemos tenido que reinventar para seguir ofreciendo una asistencia de calidad a nuestros pacientes con DM1. Los sistemas de monitorización continua y la posibilidad de compartir datos de control glucémico ha sido una gran ayuda. En Asturias, como en el resto de España se avanza día a día para financiar este tipo de sistemas (Free style libre, FSL)) a todos nuestros pacientes con DM1.

Recientemente se han publicado en la revista Diabetes Care datos de control glucémico de pacientes con DM1 durante las semanas de confinamiento (Blood Glucose Control During Lockdown for COVID-19: CGM Metrics in Italian Adults With Type 1 Diabetes; Diabetes Care 2020 Aug;43(8):e88-e89.https://doi.org/10.2337/dc20-1127). En este estudio se observa un aumento del tiempo en rango (TIR) a expensas de una reducción en el tiempo de hipoglucemia (TBR) siendo más marcado en los pacientes ususarios de múltiples dosis de insulina. Además realizaron encuestas sobre alimentación, sueño y hábito alimentarios y observaron una reducción en la actividad física y un horario de comidas más estable. Como datos curiosos, resaltan que el subgrupo que aumentó sus horas de sueño, son uno de los que más mejoró el control glucémico.

En nuestro centro, el Dr. Alonso, el Dr. Rodríguez Escobedo y la Dra. Martínez Tamés, estudiaron de manera retrospectiva los datos de FSL durante la fase de confinamiento comparándolos con datos previos al estado de alarma. En este sentido observaron un mejor control glucémico reflejado en un aumento del TIR a expensas de un descenso en el tiempo de hiperglucemia con una consecuente reducción de la GMI (indicador de gestión de glucosa). Estos datos se presentarán en el próximo congreso de la SEEN.

Estos sorprendentes datos demuestran la importancia de las medidas de estilo de vida en el control de la glucemias. Un horario controlado, un ajuste del plan de alimentación y de ejercicio físico fuera del ritmo caótico y de estrés de nuestro día a día, sin duda han sido elementos claves. Esto hace, si cabe, más hincapié en la necesidad de intensificar la educación diabétológica como apuesta firme en el autocontrol de nuestros pacientes.

Por lo tanto, no son todo malos noticias en la pandemia Covid-19. La necesidad del autocuidado y seguir unas pautas de alimentación y ejercicio programado siguen demostrando que son 2 pilares fundamentales en el tratamiento de la DM1. Sigamos animando a nuestros pacientes y nuestros gestores, a luchar por una más y mejor educación diabetológica

Recomendaciones SED (Sociedad Española de Diabetes) sobre alimentación en las personas con Diabetes durante el confinamiento domiciliario

La SED aconseja a las personas en confinamiento domiciliario que sigan las siguientes recomendaciones nutricionales:

  1. No hacer compras compulsivas en los supermercados con tal de no llenar las despensas de alimentos nutricionalmente poco interesantes.
  2. Se pueden comprar alimentos perecederos, ya que se asegura la reposición de los mismos, como hortalizas, frutas o huevos frescos. Se recomienda planificar y realizar únicamente una compra semanal de dichos productos con tal de salir del domicilio lo menos posible.
  3. Hasta el momento, la monitorización por parte de la European Food Safety Authority sugiere que los alimentos no pueden ser una vía de transmisión del virus. Aun así, la Organización Mundial de la Salud ha emitido un comunicado en el cual recomienda mantener una buena higiene en la cocina (lavarse bien las manos, asegurar una cocción total de alimentos como la carne y evitar contaminación cruzada entre alimentos cocinados y no cocinados.
  4. No comprar o empezar a consumir suplementos alimenticios sin la recomendación de un dietista-nutricionista o, en su defecto, del médico tratante. Hasta el momento, el consumo de ningún nutracéutico ha evidenciado una protección frente al contagio por Covid-19 ni como forma en su tratamiento.
  5. Las infusiones o tés que se recomiendan por redes sociales no protegen frente al contagio. Únicamente pueden ser una forma de prevención o tratamiento de la deshidratación y puede resultar especialmente interesante en personas mayores o sujetos que presenten síntomas leves como fiebre donde podemos evitar la deshidratación por aumento de temperatura corporal.
  6. Es necesario ajustar la ingesta nutricional a la situación de confinamiento domiciliario en la cual, probablemente, gastemos diariamente menos energía. Para ello, además de las recomendaciones de alimentación saludable habitual, proponemos las siguientes medidas en el caso de ser necesarias para evitar el desbalance energético:
  • Limitar el consumo de harinas y cereales. En las dos comidas principales del día (mediodía y noche), podremos empezar de mayor a menor cantidad con una base de verduras (que sean variadas), después seguir con una parte proteica (queso fresco, atún, pollo, soja, etc…) y, por último, una pequeña cantidad de granos o harinas (arroz, pasta, patata, boniato, quinoa, harina, etc…) Para las personas tratadas con insulina es importante que si se tiene en cuenta lo nombrado en este punto, se adapten las dosis de insulina.
  • Evitar picoteos promoviendo el tomar infusiones, tés o cafédisbalances. Opciones para saciar los antojos difíciles de controlar sin que ello conlleve potenciar el  energético podrían ser alimentos poco calóricos (como una pieza de fruta) y que implique un tiempo consumirlos (por ejemplo, cortar una manzana en trozos pequeños). Es importante tener siempre en cuenta, si se realiza esta ingesta extra de hidratos de carbono, los cálculos de dosis de insulina en personas tratadas con ella.
  • Asegurar un correcto consumo proteico diario a base de alimentos de buena calidad (evitando carnes rojas y embutido y potenciando al máximo el consumo de proteína de origen vegetal) o incluso aumentarlo levemente, siempre que no esté contraindicado, con tal de contribuir al incremento de la saciedad. También realizar ejercicio de fuerza ya sea con el peso del propio cuerpo o con la ayuda de pesos externos que se puedan tener en casa como botellas de agua. Ambos pueden ayudar en el mantenimiento del músculo esquelético y, por tanto, de un buen estado de salud.

COVID-19 y diabetes

Dos hechos que hay que tener claros en estos días (ADA)

Las personas con diabetes no son más propensas a tener COVID-19 que la población general.

El problema al que se enfrentan las personas con diabetes es principalmente un problema de peores resultados, no mayores posibilidades de contraer el virus.

Las personas con diabetes se enfrentan a una mayor probabilidad de experimentar complicaciones graves de COVID-19.

En general, las personas con diabetes son más propensas a experimentar síntomas graves y complicaciones cuando se infectan con un virus pero si la diabetes está bien controlada, el riesgo de enfermarse gravemente de COVID-19 es aproximadamente el mismo que el de la población general.

En consecuencia #yomequedoencasa #yovigilomiglucosa

Recomendaciones para personas con diabetes de la ADA

COVID19. Consejos de la ADA. (American Diabetes Association)

Por su interés y porque puede complementar anteriores consejos he hecho una traducción y adaptación de los consejos de la ADA que creo pueden ser de interés para todas las personas con diabetes

Asegúrese de tener:

  • Los números de teléfono de sus médicos y equipo de atención médica y de su farmacia así como los de atención urgente o teléfono especial para COVID19
  • Una lista de todos los medicamentos que toma y sus dosis
  • Suficientes carbohidratos de acción rápida como azúcar, geles de glucosa, zumos, galletas, mermeladas para ayudar a mantener su azúcar en la sangre si usted está en riesgo de hipoglucemias y demasiado enfermo para comer.
  • Si no puede llegar a la farmacia, infórmese acerca de cómo se le pueden entregar sus medicamentos
  • Suficiente insulina para las semanas siguientes, en caso de que enferme.
  • Soluciones de alcohol y jabón para lavarse las manos
  • Glucagón en la nevera si usted se inyecta insulina
  • Suficientes tiras de glucosa y de cuerpos cetónicos
  • Tenga suficientes artículos para el hogar y alimentos a mano para que esté preparado para quedarse en casa por un período de tiempo

Precauciones diarias

  • Evite el contacto directo con personas enfermas
  • Acciones preventivas
    • Lave las manos con frecuencia con agua y jabón al menos durante 20 segundos, sobre todos después de sonarse la nariz, toser o estornudar o haber estado en un espacio público.
    • Si no hay agua y jabón disponibles, use un desinfectante de manos que contenga al menos 60% de alcohol.
    • En la medida de lo posible, evite tocar superficies de contacto frecuente en lugares públicos: botones de ascensor, manillas de las puertas, pasamanos, apretón de manos con las personas, etc. Use un pañuelo o la manga para cubrir la mano o el dedo si debe tocar algo.
    • Lávese las manos después de tocar superficies en lugares públicos.
    • Evite tocarse la cara, la nariz, los ojos, etc.
    • Limpie y desinfecte su hogar para eliminar gérmenes: practique la limpieza rutinaria de superficies frecuentemente tocadas (por ejemplo: mesas, pomos de puerta, interruptores de luz, asas, escritorios, inodoros, grifos, lavabos y teléfonos móviles)
    • Evite las multitudes, especialmente en espacios mal ventilados. El riesgo de exposición a virus respiratorios como COVID-19 puede aumentar en entornos cerrados y con poca circulación de aire si hay personas en la multitud que están enfermas.
    • Evite todos los viajes no esenciales, incluidos los viajes en avión, y especialmente evite embarcarse en cruceros.

Si crees que estás desarrollando síntomas de COVID19, llama a tu médico o al teléfono de atención al COVID19:

Preste atención a los posibles síntomas de COVID-19, como fiebre, tos seca y dificultad para respirar. Si cree que está desarrollando síntomas, llame a su médico o al teléfono preparado para ello.

Cuando llame

  1. Sea claro sobre tus síntomas, fiebre, tos seca, dificultad respiratoria u otros (por ejemplo: ¿tienes náuseas? ¿Sólo una nariz congestionada?)
  2. Tenga disponibles sus lecturas de valores de glucosa
  3. Tenga disponibles su lectura de valores de cetona en su caso
  4. Lleve un registro de su consumo de líquidos (puede usar una botella de agua de 1 litro) e informe
  5. Haz tus preguntas sobre cómo controlar la diabetes

Esté atento a los signos de alerta urgente de COVID19:

Si presenta señales de alerta urgente para COVID-19, busque atención médica inmediatamente (llame al teléfono de urgencias 112).  En los adultos, los signos de alerta urgente son:

  1. Dificultad para respirar o disnea
  2. Dolor o presión persistentes en el pecho
  3. Confusión o incapacidad para despertar
  4. Labios o cara azulados

Si enfermas, estos son algunos consejos comunes, que pueden variar para cada persona:

  1. Beba muchos líquidos. Si tienes problemas para tragar toma pequeños sorbos cada 15 minutos durante todo el día para evitar la deshidratación.
  2. Si tiene la glucemia baja  (azúcar en la sangre por debajo de 70 mg/ dl o su rango objetivo), debe ingerir  15 gramos de carbohidratos simples que son fáciles de digerir como geles de glucosa,  zumo o refresco con azúcar, miel, mermelada, gelatina o  caramelos duros, y vuelva a comprobar su azúcar en la sangre en 15 minutos para asegurarse de que sus niveles están aumentando. Revise su azúcar en sangre horas adicionales durante el día y la noche (generalmente, cada 2-3 horas; si usa una MGC, mírese con frecuencia).
  3. Si su nivel de azúcar en sangre es alto (Glucemia mayor de 240 mg/dl) más de 2 veces seguidas, compruebe si hay cetonas para evitar la cetoacidosis.
  4. Llame a su médico inmediatamente, si tiene cuerpos cetónicos  moderados o graves (y si se le indica que lo haga con trazas o pequeñas cetonas).
  5. Tenga en cuenta que algunos sensores MGC (Dexcom G5, Medtronic Enlite y Guardian) se ven afectados por el paracetamol. Compruebe con tiras en el dedo para garantizar la precisión.
  6. Lávese las manos y limpie los sitios de inyección/infusión y de punción en los dedos con agua y jabón o solución de alcohol.