Lessons from Continuous glucose monitoring during lockdown by Covid-19

t is known that in recent months health systems have suffered one of the most important pandemics in our history. This situation, apart from the personal drama of many of our patients, has meant a change in the healthcare paradigm. In the world of endocrinology and especially in diabetes, we have had to reinvent ourselves to continue offering quality care to our patients with DM1. Continuous monitoring systems and the ability to share glycemic control data has been a great help. In Asturias, as in the rest of Spain, progress is being made day by day to finance this type of system (Free style libre, FSL)) for all our patients with DM1.

Glycemic control data of patients with DM1 during the weeks of confinement have recently been published in the journal Diabetes Care (Blood Glucose Control During Lockdown for COVID-19: CGM Metrics in Italian Adults With Type 1 Diabetes; Diabetes Care 2020 Aug; 43 ( 8): e88-e89.https: //doi.org/10.2337/dc20-1127). In this study, an increase in the time in range (TIR) ​​is observed at the expense of a reduction in the hypoglycemic time (TBR), being more marked in patients using multiple doses of insulin. They also conducted surveys on diet, sleep and eating habits and observed a reduction in physical activity and a more stable meal schedule. As curious data, they highlight that the subgroup that increased their sleep hours are one of those that improved glycemic control the most.

In our center, Dr. Alonso, Dr. Rodríguez Escobedo and Dr. Martínez Tamés, retrospectively studied the FSL data during the lockdown, comparing them with data prior to the state of alarm. In this sense, they observed better glycemic control reflected in an increase in TIR at the expense of a decrease in hyperglycemic time with a consequent reduction in GMI (glucose management indicator). These data will be presented at the next Spanish Endocrinology Society Annual meeting

These surprising data demonstrate the importance of lifestyle measures in glycemic control. A controlled schedule, an adjustment of the diet and physical exercise plan outside the chaotic rhythm and stress of our day to day, have undoubtedly been key elements. This places, if possible, more emphasis on the need to intensify diabetes education as a firm commitment to self-control in our patients.

Therefore, it is not all bad news in the Covid-19 pandemic. The need for self-care and following diet and programmed exercise are 2 fundamental pillars in the treatment of DM1. Let’s continue encouraging our patients and our managers to fight for more and better diabetes education

¿QUÉ NOS HA ENSEÑADO LA MONITORIZACIÓN CONTINUA DE GLUCOSA EN LA PANDEMIA COVID-19?

Es bien sabido que en los últimos meses los sistemas sanitarios han sufrido una de las pandemias más importantes de nuestra historia. Esta situación, aparte del drama personal de muchos de nuestros pacientes, ha supuesto un cambio en el paradigma de la asistencia sanitaria. En concreto en el mundo de la Endocrinología y especialmente en la diabetes, nos hemos tenido que reinventar para seguir ofreciendo una asistencia de calidad a nuestros pacientes con DM1. Los sistemas de monitorización continua y la posibilidad de compartir datos de control glucémico ha sido una gran ayuda. En Asturias, como en el resto de España se avanza día a día para financiar este tipo de sistemas (Free style libre, FSL)) a todos nuestros pacientes con DM1.

Recientemente se han publicado en la revista Diabetes Care datos de control glucémico de pacientes con DM1 durante las semanas de confinamiento (Blood Glucose Control During Lockdown for COVID-19: CGM Metrics in Italian Adults With Type 1 Diabetes; Diabetes Care 2020 Aug;43(8):e88-e89.https://doi.org/10.2337/dc20-1127). En este estudio se observa un aumento del tiempo en rango (TIR) a expensas de una reducción en el tiempo de hipoglucemia (TBR) siendo más marcado en los pacientes ususarios de múltiples dosis de insulina. Además realizaron encuestas sobre alimentación, sueño y hábito alimentarios y observaron una reducción en la actividad física y un horario de comidas más estable. Como datos curiosos, resaltan que el subgrupo que aumentó sus horas de sueño, son uno de los que más mejoró el control glucémico.

En nuestro centro, el Dr. Alonso, el Dr. Rodríguez Escobedo y la Dra. Martínez Tamés, estudiaron de manera retrospectiva los datos de FSL durante la fase de confinamiento comparándolos con datos previos al estado de alarma. En este sentido observaron un mejor control glucémico reflejado en un aumento del TIR a expensas de un descenso en el tiempo de hiperglucemia con una consecuente reducción de la GMI (indicador de gestión de glucosa). Estos datos se presentarán en el próximo congreso de la SEEN.

Estos sorprendentes datos demuestran la importancia de las medidas de estilo de vida en el control de la glucemias. Un horario controlado, un ajuste del plan de alimentación y de ejercicio físico fuera del ritmo caótico y de estrés de nuestro día a día, sin duda han sido elementos claves. Esto hace, si cabe, más hincapié en la necesidad de intensificar la educación diabétológica como apuesta firme en el autocontrol de nuestros pacientes.

Por lo tanto, no son todo malos noticias en la pandemia Covid-19. La necesidad del autocuidado y seguir unas pautas de alimentación y ejercicio programado siguen demostrando que son 2 pilares fundamentales en el tratamiento de la DM1. Sigamos animando a nuestros pacientes y nuestros gestores, a luchar por una más y mejor educación diabetológica

Desmontando mitos. La tecnología es solo para jóvenes

Uno de los retos más importantes en el momento actual es selecciona a los pacientes que más pueden beneficiarse de estos sistemas

Dentro de los mitos en cuanto a esto está que estos dispositivos solo son para jóvenes

Recientemente diferentes estudios nos han demostrado como los subgrupos de mayor edad presentan mejores resultados

Como ejemplo me gustaría comentar un estudio que se presentó como una comunicación oral en el pasado congreso de la ATTD en Madrid.

El estudio consistió en valorar la eficacia de la monitorizacion continúa de glucemia en pacientes mayores de 60 años que nunca había utilizado este sistema.

Como veía los resultados son superponibles a otras serias con pacientes más jóvenes. Se demuestra su utilidad par aumentar el TIR y disminuir el tiempo en hipoglucemias frente al uso convencional de las tiras reactivas.

Rompamos mitos y busquemos la mejor opción para nuestros pacientes

BAQSIMI: El primer glucagón nasal

En el pasado congreso de la ATTD se presentó por primera vez en Europa BAQSIMI ( primer glucagón nasal). Los estudios han demostrado una eficacia equivalente al glicagon inyectable pero con una extremad simpleza a la hora de utilizarlo. Entre sus grandes ventajas están: no necesita una preparación previa, no necesita guardarse en el frigorífico (aunque debe conservarse en su bote original para aislar de la humedad) y es muy sencillo de utilizar.

Dejo un enlace donde puedes ver lo sencillo que es. https://www.baqsimi.com/how-to-use-baqsimi.

Por desgracia en España tendremos que esperar un poco para poder disponer de él.

La tecnología es la solución?

La semana pasada se celebró el congreso ATTD en Madrid. Un congreso que se consolida y cuyo contenido es exclusivo sobre tecnologías aplicada a la diabetes mellitus. Según la organización han asistido más de 3800 profesionales de más de 80 países.

Se han presentado grandes avances en sistemas de monitorización, sistemas de infusión de insulina, plumas de insulina inteligente, apps,etc. Además se han presentado diversos registros y estudios nacionales e internacionales.

Uno de los que más me ha sorprendido ha sido el registro de EEUU del uso de tecnología en los últimos años. Como cabría esperar el aumento ha sido espectacular sin embargo, la HbA1c medio no ha disminuido. Estos datos nos hacen pensar en qué momento estamos en el uso de la tecnología en diabetes.

Los registros de datos con monitorizacion continúa han demostrado que son coste efectivos y que aumentan la calidad de vida de los pacientes pero es todo esto suficiente?

Aun es pronto para saber si el TIR ( tiempo en rango) es nuestro nuevo gold estándar o si disminuye la morbimortalidad.

Lo que sí sabemos es que la monitorizacion continúa abre una excelente oportunidad para seguir avanzando en la educación diabetilogica y mejorar el control metabólico de nuestros pacientes

Me quedo con esta reflexión para el futuro